Y no para de llover

por Fausto Lipomedes  -  31 Marzo 2013, 23:40

marzo2103 3758De nuevo en la capi. Y sigue sin parar de llover. En casa, en mi pequeño cubículo. Día extraño por el cambio de hora, por la partida hacia la rutina, melancolía. He cenado con mi hijo, que ya va conformando sus opiniones y razonando los por qué. Me gusta escucharlo.  Le he dejado en el autobús, me he vuelto a casa andando, empapado. He subido por las calles donde están apostadas las prostitutas (duro trabajo), te silban, te sisean, te dicen hola y te llaman cariño. Apostadas en las esquinas, semi ocultas en portales, entre las sombras. Hay de todo tipo, también algún travesti. Algunas son gordísimas, de pechos enormes, deben satisfacer algún tipo de morbo materno, negras, muy jóvenes, demacradas, casi abuelas. No hay nadie en la calle, bajo con las manos en los bolsillos entre ellas. La noche es húmeda y las calles brillan. Nada es acogedor, salvo la sensación de tristeza y soledad. Todo chorrea, suenan las gotas al golpear, los desagües escupen agua a las aceras, mis zapatos parecen proas de barcos rompiendo el mar. llego a casa, me pongo cómodo y os cuento esto, el resto, no ha habido nada. 

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase: