Vida sumergida

por Fausto Lipomedes  -  11 Mayo 2010, 21:38

Viaje-a-L-Ametlla-10-mayo-2010 3323He ido hasta muy lejos para ver a este atún morir. El no sabía nada, yo tampoco. Ignoro su nombre y él también el mío. Y supongo que debe de tener un nombre porque un pez de más de dos metros y 150 o 200 kilos de peso debe de tener nombre, igual que cualquier otra criatura en este mundo con similares proporciones. 

Viaje-a-L-Ametlla-10-mayo-2010 3298Hay que levantarse temprano para pescar,  concretamente a las seis de la mañana después de tres horas de viaje. Aún no se ha levantado nadie, salvo los que vamos a embarcar en el atunero. El día va a ser radiante, azul, casi de verano. En el ambiente huele a mar, a pescado y al gasoil de los barcos del puerto. Porque estoy aquí o he de estar es lo de menos, el caso es que aquí estoy. 

Viaje-a-L-Ametlla-10-mayo-2010 3300A las siete en punto embarcamos y nos meten en el puente. Esa jodida manía de no dejarte disfrutar del aire, y más en una mañana como esta. 

Viaje-a-L-Ametlla-10-mayo-2010 3302Dejamos atrás el puerto en silencio. Hace poco era casi de noche y de pronto el Sol ya está iluminando las superficies. 

Viaje-a-L-Ametlla-10-mayo-2010 3305Avanzamos con monotonía, a golpes con el mar, con ese vaivén incesante del mar, con esa sensación de que jamás seremos capaces de llegar allí donde vamos. 

Viaje-a-L-Ametlla-10-mayo-2010 3307Al fin consigo desembarazarme de la protección del puente y disfrutar de la brisa del mar. 

 

Viaje-a-L-Ametlla-10-mayo-2010 3312Los atunes viven en granjas en alta mar. Granjas grandes en las que pueden nadar en círculo, en manadas. Poco se sabe de este animalito, excepto que es uno de los peces más viajeros del mar. De hecho, estos atunes, pescados en el Mediterraneo, van hasta las costas del Atlántico norte a aparearse y procrear. Desovan, es decir, sueltan sus huevos, y vuelven hasta el Mediterráneo, donde son pescados en cantidades limitadas por las autoridades del pesca internacional y criados en las granjas como ésta. Son voraces, comen todo lo que son capaces de introducir en su boca y según su volumen de grasa, aquí los ponen a dieta, será por lo del colesterol. 

 

Viaje-a-L-Ametlla-10-mayo-2010 3313Los ejecutan con un tiro en la cabeza. Es mucho menos estresante para el pez que el anzuelo o que las cuchilladas de otras artes de pesca. De hecho, y según dicen por aquí, el animal no se entera de que está muerto. Y debe de ser así porque prácticamente todos los corazones que han extraído de los peces han seguido latiendo un buen rato sobre la cubierta. 

 

Viaje-a-L-Ametlla-10-mayo-2010 3320Lo primero que hacen es cortar su cabeza y luego introducen un alambre en su especie de columna vertebral para provocar los espasmos musculares que dejaran la carne relajada y a punto para ser tratada. Los vacían por dentro, extraen todo, que es usado en su mayor parte. 

 

Viaje-a-L-Ametlla-10-mayo-2010 3322Este atún de dos metros veinte centímetros y más de 150 kilos de peso, estará pasado mañana en una lonja de Tokio, habrá viajado en avión en una especie de caja fúnebre envuelto en hielo, y siempre apoyado por el mismo lado por el que fue apoyado por vez primera en el barco, detalle que se apreciará en su identificación, ya que los japoneses pagarán mucho más por la carne no apoyada en el suelo que por la que soporta el peso del bicho muerto. Miden su volumen de grasa, y según ella lo envían a distintos clientes, ya que a unos les gusta de un modo, y a otros de otro. esto va todo a medida del consumidor. 

 

Viaje-a-L-Ametlla-10-mayo-2010 3321Todos los atunes han sido descendidos a las bodegas. Los últimos diez van a seguir el mismo camino. La jornada acaba. 

 

Viaje-a-L-Ametlla-10-mayo-2010 3335Volvemos a puerto perseguidos por las gaviotas que van posándose en el mar a medida que consiguen alguno de los despojos que tiran por la borda. Te quería haber contado todo esto, con mucho más detalle, pero no ha habido lugar. Vida de atún. un beso. 

 


Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase: