Que pena de mañana

por Fausto Lipomedes  -  28 Abril 2010, 11:23  -  #Cosas de todos los días

GSC 0004Esta mañana todo parecía tranquilo.  La mañana, aún fresca, presagia un día de verano en Madrid. Hay silencio y aún poco gente en la calle a pesar de que ya son cerca de las nueve y media. Es uno de esos días en que parece que desaparecen ciudadanos de la ciudad y hay menos coches y personas moviéndose de un lado a otro. Una mañana para estar optimistas, una mañana leve, suave y dulce con los aromas de café saliendo de las cafeterías, mezclándose con bollería y churros, perfumes, gel de baño y cremas hidratantes. Una mañana de un día aún sin cansancio, una mañana para empezar un día lleno de proyectos. En fin ¡coño!, una preciosa mañana si no fuera por los noticieros de las radios, los contertulios y los showman de los matinales radiofónicos y su afán por el sensacionalismo, la sangre y el afán por dar la exclusiva sobre el fin del mundo. 

 

Caen las bolsas, los bonos griegos son calificados como bonos basura, el país heleno a punto de entrar en quiebra, Portugal después, jornada negra del Ibex y ha empezado en negativo esta mañana, Zapatero anunciando una tasa de paro del 20%, cerca de 5 millones de desempleados, la oposición anunciando e colapso, los republicanos norteamericanos frenando la reforma financiera de Obama y la niña con velo que vuelve a su instituto con la testa tapada. ¡¡Cooooooooño!!, que pena de mañana estropeada y desperdiciada. Ni siquiera apetece mirar al cielo, ni siquiera apetece el esfuerzo de ser optimista. A la cabeza me vienen las películas sobre el fin de nuestros días, apocalipsis, derrumbe, guerras y miserias. Y tu lejos mi vida, si esto se acaba, al menos veamos el fin juntos, y después vayámonos a la cama. 

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase: