Que pase el tiempo

por Fausto Lipomedes  -  14 Enero 2010, 11:08  -  #Cosas de todos los días

IMG01080Un aire gélido se ha instalado en la ciudad. Esta mañana estaba en la cama y lo oía lamer la casa con desesperación. Estaba medio dormido y medio soñaba con que se venía abajo, con que la estructura era de madera blanda que cedería de un momento a otro. Yo estaba caliente en la cama, e imaginé que mi quietud y mi bienestar se vieran arrancados de pronto por el desastre. Pero no ha ocurrido. 

IMG01084Hoy todo es normal. Hemos visto trozos de cielo azul pero no se done está el sol. Todo está mojado y reblandecido, agotado de soportar el agua pertinaz. Muy poca gente por las calles, aunque ya van saliendo de las madrigueras. Todos estamos con caras de desconcierto, y los árboles son negros.

IMG01085Todos estamos con esa sensación de: ¿qué será de mi? Cunde la incertidumbre, se extiende el desconocimiento, y lo que creíamos cierto deja de serlo. Nadie sabe qué pasa, y nadie sabe qué pasará. Se ha colado una especie de sustancia que esta diluyendo los vínculos, y noto como todos somos o parecemos más individuales. Duerme la ciudad a pesar de ser ya de día. Nos nos podemos creer que hoy sea como es, y no reconocemos que la realidad fuera tan distinta hace tan poco. 

IMG01086Quizás sea el efecto enero. Quizás la frustración que produce esperar a que algo cambie y que nada lo haga. Esperar, esa es la clave, y desespera tanto hacerlo. Se llena el espacio de tanto silencio, de tanta quietud espesa, sin movimiento, sin ruidos ni colores. Es una especie de sueño que no es malo ni bueno, un limbo mortal repleto de aburrimiento. La vida se vuelve pesada, se llena de inactividad, no se mueve el tiempo.  El mundo no nos comprende, el mundo no nos acoge pero obliga a que lo habitemos. ¿Qué será de nosotros? Ya queremos que pase el tiempo. 
Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase: