Protegido XI

por Fausto Lipomedes  -  17 Julio 2013, 22:47  -  #Protegido

La siguiente semana estoy de viaje, y cuando regreso a casa en el coche no puedo dejar de sentir ganas de ver a mis nuevos inquilinos. Espero verles más crecidos, y puede que hasta jueguen conmigo. Creo que sería feliz con ello. Entro en casa y me asomo por una de las ventanas del salón que dan al norte. En el suelo, oculta entre hierbajos veo a la gata o al gato negro de ojos amarillos descansar, o simplemente está al acecho de cualquier gorrión. Me imagino lo duro que debe de ser sacar adelante a tres crías indefensas. Hace calor. El gato o la gata negra parece extenuado. Lo veo delgado. Al atardecer decido bajar hasta el terreno y asomarme a la gatera. Allí no hay nadie. Supongo que la madre los ha sacado agarrándolos del cuello, uno a uno, y los ha escondido en alguna parte. Me vuelvo a sentir solo. 

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase: