Vuelta al hogar y echar de menos

por Fausto Lipomedes  -  10 Abril 2011, 17:58  -  #Nueva etapa

abril2011 3726Por fin de vuelta a casa. Vuelvo y siento unas ganas enorme de llegar. La verdad que me harta Madrid, y a pesar de la comodidad de estar en la ciudad ni de lejos tengo las sensaciones que tengo aquí. Me gusta esto, me gusta esta casa y, simplemente, te echo de menos. Pongo lavadoras, continuo eliminando montones de cosas inútiles, tan inútiles que ni siquiera siento nada al arrojarlas a la bolsa de la basura. Cambio la ropa de la cama, veo tus pañuelos en la mesilla y los dejo allí.

 

abril2011 3728Bajo corriendo al taller, y allí están los muebles, parados en el tiempo estáticos, ajenos a todo, esperando. Tus diseños también. Los miro, recuerdo el momento. Aquella mañana de Sol radiante, tu te fuiste a hacer la compra, yo me quedé lijando el mueble  grande. Hoy he seguido con él, ya sólo queda el frontal y los cajones. Ya he conseguido quitar los agarradores, son realmente feos. Creo que las varillas doradas de los cajones son de metal, tratare de arrancarlas con cuidado. Me acuerdo de ti, de los blancos que son los champiñones. Encuentro dos cigarros liados en un cajón, aquí los tienes. Los miro y no sonrío, sólo siento angustia y tristeza.  Se levanta viento y mueve la hierba, los hierbajos y las primeras hojitas de los árboles. Hago ensalada, uso tus pepinos, tus setas, las cebollas, tu cuchillo amarillo. Cambio el equipo de música de sitio, agrupo los libros de arte. 

 

abril2011 3729El crio no viene conmigo. Se queda con sus amigos. El sábado voy a por él al partido y se vuelve el domingo al mediodía. No pasa nada porque adoro las rutinas de no hacer nada. No suena el móvil, no llegan mensajes a pesar de que espero uno. No se cómo estás tú, no se qué sientes, ni tampoco qué haces. Sea lo que sea, simplemente, te espero. Salgo a la terraza, observo el mejor lugar para tomar el Sol en primavera y en otoño, el que dijiste. Visualizo allí la tumbona, a ti sobre ella, con esas arquitecturas que improvisas, con tus campamentos nómadas hechos con los que encuentras alrededor y yo observándote maravillado. Simplemente espero que no te olvides de todo ello, simplemente, te echo de menos.Y también echaré de menos esto en cuanto me vaya. Volveré entre semana.   

 

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase: