Munditos

por Fausto Lipomedes  -  31 Marzo 2011, 16:55  -  #Nueva etapa

IMAG0011 (3)Llevo un par de días con el carburador sucio. Cuando esto ocurre no acabo de arrancar. Me cuesta concentrarme y prefiero mirar a mi alrededor y ver qué pasa. Es como si sufriera los efectos de una sobredosis de estos munditos privados en los que me muevo y sintiera la necesidad de respirar un poco del mundo real.  Observo con la boca abierta y me siento extraño parándome en medio de las aceras observando un edificio o simplemente a la gente pasar.

 

IMAG0015Después de unos minutos soy consciente de que no pasa nada y de que nada ha pasado desde mi último respiro. La gente en la terraza habla y carcajea sobre los últimos monólogos o lo último de la serie Salvados, y me alegro profundamente, y también me siento un privilegiado por no dejarme masajear el cerebro con semejantes paridas. Tampoco he visto nunca el Hormiguero, ni tampoco los Serrano, ni Aida, ni tampoco aquí no hay quien viva, ni nada de nada, soy un analfabeto de la estupidez actual, quizás por eso me compro tan poca ropa o siento tan poca necesidad de tener cosas. Quizás por eso soy un poco cabezota con mis ideas, quizás por eso sigo siendo algo celoso si veo a un pavo intentando tontear con mi chica o quizás por ello me niego a leer El Arte de Amar, o cualquier libro sobre cómo educar a los hijos, o de estos de autoayuda con consejos para ser feliz o para sentirse satisfecho.

 

Soy un poco salvaje, quizás un poco cavernícola. A veces brusco, pero también tierno y cariñoso. Me aburren las charlas vacías, y entiendo la vacuidad no por la falta de contenidos, sino por la falta de sinceridad. Tengo pocas cosas claras, pero las pocas que sí tengo, son cristalinas, y procuro apoyarme en ellas. A veces soy algo cínico, y me consta que sé hacer daño y tocar puntos débiles, de lo cual siempre me arrepiento, porque estas cosas, soy tan tonto, que siempre las hago con la gente que más quiero.

 

IMAG0012 (3)Este soy yo, y montones de cosas más, por eso no me ubico en la realidad. No encajo en este agonizante mundo, así que sólo respiro, me aseguro que ha vuelto la primavera, y me vuelvo a sumergir en esos munditos míos. 

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase: