Deshoras

por Fausto Lipomedes  -  7 Abril 2010, 22:11  -  #Cosas de todos los días

IMG01256Lo mejor de las deshoras es que no hay nadie. Esta mañana estaba donde no tenía que estar, donde no debería de estar porque no me correspondía estar allí. Una sensación de soledad, una sensación de ocultamiento, de encuentro con uno mismo, de concentración, de reflexión. Una especie de huida de la realidad que queda lejos, lejanía de lo habitual y de los habituales que nada saben de ti porque no saben donde estás, porque te suponen en otro lugar o en trayecto hacia ellos. Pero yo esta mañana estaba donde no me correspondía estar, y han quedado guardados para mi esos momentos intensos. El Sol, oculto tras las nubes, no estaba donde debería de estar.  Si yo me hubiera encontrado en mi lugar correcto, mi rostro hubiera ido en sombra y esta mañana iba lleno de luz. Por unos minutos he recordado otros tiempos en los que solía escaparme a una lejana casa a estar solo. Reconfortantes recuerdos que me han hecho sentir distinto, y también lejos de aquellos días y sus personas. 

IMG01257Al final la máquina de la administración me ha encerrado tras una verjas. De nuevo atrapado, de nuevo en mi lugar, de nuevo al carril que me devuelve a la cotidianidad. Hoy se que tendré, y he tenido, un día algo más abatido que ayer. Las reuniones, las tensiones, agotan. 

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase: