Desaparecer y estar en silencio

por Fausto Lipomedes  -  7 Septiembre 2011, 14:49  -  #Días de soledad

IMAG0003Tengo las primeras reuniones con los clientes. Están todos angustiados. Te esperan nerviosos. Abren los ojos al verte y lo primero que te preguntan es algo así como: "Bueno, ¿Y cómo están las cosas?, ¿Qué se dice por ahí? Efectivamente se refieren a la situación económica. Perplejos y babeantes esperan noticias nuevas, algún dato que demuestre algo, algún resquicio de esperanza. Llevo una buena encima como para encima ponerme serio para hablar de la crisis. "esto se va a la mierda", respondo, "lo que ignoro es en cuánto tiempo". Anteayer parecía que la cosa iba bien, ayer no se quien dijo que estábamos en peligro de recesión, hoy parece que nos hundimos, pero hay quien dice que emitirán los eurobonos, aunque por la tarde la bolsa se hundió y los datos de índices de confianza de los consumidores estadounidenses están por debajo del 5%, lo que hace prevér que Wall Street abrirá a la baja mañana arrastrando al resto de plazas europeas, pero Barroso ha dicho que Europa crecerá unas décimas, pero la pija del FMI ha anunciado una nueva recesión mundial si no hay planes de limitación del déficit. 

 

IMAG0009Ayer volvía de dar un paseo en bici. bajo por Álcala hacia Cibeles, veo la Gran Vía a lo lejos vacía y repleta de vehículos amarillos y azules con sus luces azules y amarillas también parpadeando. La manifestación contra la reforma constitucional. La manifestación es pequeña, allí no hay nadie salvo los tipos de las plataformas que la convocan y chupan de la estructura. También hay gente tirándose fotos porque la Gran Vía está vacia. Tras los manifestantes cuatro coches de limpieza con sus escobas mecánicas, limpiando lo que ensucían en tiempo real, al igual que recogen la mierda de los caballos tras los desfiles militares. Una manifestación en el mundo de Pin y Pon, un mundo en el que nada tiene rastro, en el que todo esta ordenado, limpiuo e impoluto, en el que nada pasa nada porque todo está previsto, en el que todo es legal y nada que no esté consensuado, aprobado, votado y pactado ocurre. Un mundo sin sorpresas, aburrido y tedioso, un mundo en tiempo real sin recuerdos pero en el que todo queda grabado. 

 

DSCN0069Siempre han dicho que la parte del cerebro que gobierna nuestros sentimientos se lleva muy mal, por no decir que no se lleva, con la parte de nuestro cerebro que se basa en la razón. Debemos de gestionar cuatro cosas y nos da por intentar gestionar 400, nos complicamos porque tenemos miedo y nadie se lanza al vacío, somos cómodos, nos encanta la seguridad y el bienestar y no queremos porque es inseguro, porque nos horroriza la incertidumbre y de ahí tantos quizás, o a lo mejor, o algún día que núnca llega. Prevemos lo que nunca ocurre porque no hacemos nada que pueda generar un hecho. Defendemos un bienestar con el que nadie está a gusto y hemos olvidado que es el hambre lo que ha aletargado nuestros cerebros. Sinceramente, lo único que me apetece es desaparecer y estar en silencio, lo que no se es dónde, lo que no se es cómo, pero esos factores sólo son empíricos. 

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase: