Cuidado con las cinturas elásticas

por Fausto Lipomedes  -  22 Mayo 2012, 21:31  -  #Cosas de todos los días

Me meto en el metro y me pica el cuerpo. Vuelve a subir la temperatura, y por las fechas en las que andamos debe de ser ya de manera definitiva hasta el mes de octubre. Bueno, me meto en el metro y me pica el cuerpo. Hablo contigo por teléfono, llevo hablando contigo hace ya más de media hora, mientras vuelvo de una reunión. Antes de bajar al metro me he sentado en un banco, para seguir hablando contigo, en una de esas conversaciones extrañas que tenemos. Mientras estaba sentado varias hormigas han entrado en mi cuerpo. En el vagón del metro puedo sentir una andar por mi cabeza. La agarró con los dedos y la espachurro. Me sigue picando el cuerpo, o puede que se haya apoderado de mi esa especie de inquitud de ser devorado por hormigas. 

Esto me trae a la cabeza un suceso de la noche anterior. Me muero por mear. Me levanto del sillón y como uso de esos slips modernacos de cintura elástica me bajo la cintura con el dedo gordo de mi mano derecha. La polla asoma sobre la cintura que está excesivamente bajada. Plash, en ese momento, mientras estoy meando placenteramente la goma escapa de mi cuerpo y golpea, no, se estrella contra la parte baja de mi polla, en esa parte por la que transcurre esa especie de conducto por el que circula el semen. ¡Dios!, el dolor es insoportable. El pis se me corta de golpe, pero sigo teniendo unas ganas teribles de mear. Tengo que seguir haciéndolo pero adivino un dolor horrible, y asi es. Parece que una vena se ha roto dentro porque empiezo a orinar sangre. Me voy a la cama sugestionado por el dolor que tendre a la mañana siguiente cuando vaya al cuarto de baño. 

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase: