Colono 2

por Fausto Lipomedes  -  30 Julio 2013, 01:42  -  #Colono

 

IMG_0022.JPG

Me han explicado también el sistema de riego. Sólo dan agua los sábados y los domingos. Tengo intención de poner riego gota a gota, con lo cual ya me estoy metiendo en Internet a buscar información. ¿Sabéis?, Estoy fascinado y asustado. Hoy primero he pensado que todo se va a hacer sólo y luego que lo he de hacer yo. Pero bueno, se trata de ir haciéndolo ¿no?.  He superado la cuarentena y tengo la sensación de que sólo he llevado a cabo proyectos diversos para sobrevivir. Es como si todo hubiera sido provisional y estuviera esperando una especie de pistoletazo de salida. 

Todo lo que sé del reino vegetal proviene de mis experiencias con las cuatro plantitas que tengo en casa. Las saco a la terraza cuando llueve, las cuido, las hablo (tampoco mucho), las elimino las ramitas secas y me pongo triste cuando alguna de ellas se pone mustia o aparentemente enferma. Bueno, sea como sea, o sea por lo que sea, me encuentro animado. 

Hoy, casi finales de junio de 2002, he llamado a la empresa suministradora de gas. Tengo la intención de que me instalen uno de esos depósitos de gas para abastecerme de calor y agua caliente.  Creo que he de asegurar varios conceptos básicos, tales como la luz, el calor y el agua caliente, así como la capacidad de cocinar alimentos. La luz ya está instalada. De hecho, esta mañana ya he telefoneado a la suministradora eléctrica para cambiar la domiciliación de los recibos. Ya son míos. Ahora tendré que ver, pero sólo lo veré cuando esté allí, si la capacidad contratada aguanta todos los bichos y bichejos que quiero se nutran de las paredes. 

No os había comentado, que también me llevo dos perros, un mastín y una preciosa pastora alemana. Ya os hablaré de ellos. Son perros apadrinados por mi hijo y que viven en un centro de recogida de animales maltratados o abandonados. Mi ex–mujer es la experta en esto del mundo canino.  He aprendido que uno de los factores claves para que un animal comience a habituarse a ti es dándole de comer, y más aún en un ambiente competitivo y falto de cariño como es el de un centro de estas características. Así que hemos estado yendo desde hace ya cuatro o cinco meses, pacientemente, todos los sábados,  a pasear y dar de comer a los dos bichos. Lo cierto es que se vuelven locos cuando nos ven y parece claro que ya nos identifican como elementos humanos benefactores. ,

Ayer tarde estuve en la tienda de pinturas. No tenía ni idea de lo que quería. Muestrario de 57.215 colores en franjitas de dos o tres centímetros. Así no hay forma de elegir nada.  Me ha acompañado la mujer con la que estoy ahora. Al final me decidí por una tono arena y un poco más claro para el techo. Le he dicho al comerciante que tenía una casa de alrededor 300 metros para pintar, y ha calculado los botes de 12 kilos que me harían falta. Sinceramente, creo que necesitaré menos de los 24 botes que me ha pronosticado. En todo caso, esta tarde voy con mi chica, a quien denominaremos S a ver la casa y tengo intención de llevarme un bote y dejarlo allí para comenzar a pintar, quizás el domingo próximo,. De esta forma podré calcular que cantidad de pintura voy a necesitar.

 

Lo que quiero es pintar una habitación y hacer un primera mudanza con los muebles que me da mi madre y los que compré a Inma, una amiga de un amigo.  De estar forma podré tener una cama donde dormir y, consecuentemente, la posibilidad de poder pasar allí más de un día. 

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase: