Colono 15

por Fausto Lipomedes  -  24 Diciembre 2013, 17:57  -  #Colono

Casalonga 0057

Ya es septiembre.  Mi madre ya se ha ido, y efectivamente ha sido una semana, yo no diría que infernal, pero si de auténtica desesperación en algunos momentos. La última noche tuvimos la gran bronca motivada por un vodka con naranja que se me ocurrió prepararme, creo que tomo al años seis copas y a mi no se me ocurre más que consumir una con mi madre delante. Mi hijo ve el gran vaso de naranjada y alarga su mano para beber. Le detengo y le digo que no, que tiene alcohol. Para que queremos más, mi madre que lo escucha me tilda de bebedor, borracho, “mierda” para el cuerpo, porque es despectiva y agresiva cuando embiste contra mí, bla, bla, bla….Me saturo y se me escapan algunas frases que deben de ser duras para una madre como “no te puedes imaginar las ganas que tengo de que te marches”. Luego me arrepiento, más aún porque mi hijo cesta delante, pero consigue llevarme hasta el límite. 

Con mi madre me renacen todos mis complejos, temores, limitaciones, todo aquello de lo que intento olvidarme o todo aquello a lo que llevo dando esquinazo siempre. Mi madre es lo sumiso, lo resignado, lo de siempre, lo de toda la vida. Es no salirse de la norma, vivir siempre oculto, sin dar la cara, acobardado, humillado, no se, me saca de quicio. Me ha cambiado todo de lugar, me ha limpiado la casa todos los días, el crío no podía pisar los suelos mojados, los perros huelen mal, el niño toca mucho los perros, la cocina es vieja, “yo la cambiaría como la tiene tu hermana”. Mi hermana, mi querida hermana, estuvieron aquí el sábado noche, durmieron, que suplicio. Me siento espiado y evaluado.  El domingo se marcharon. Mi sobrina se quedó hasta el miércoles.  La pasó a recoger mi hermana de camino a una casa que tienen en la playa.  

Llevé a mi madre a Madrid el viernes, y luego al crío a casa de mi ex. Luego me volví aquí con S. Hemos pasado un fin de semana bastante relajado, hemos echado un buen par de polvos, hemos comido. He hecho paella. Luego ella se vuelve a ir y he vuelto a quedarme solo. Mañana vendrá Gemma para empezar a cuidar a los perros. 

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase: