Colono 14

por Fausto Lipomedes  -  24 Diciembre 2013, 17:39  -  #Colono

Casalonga 0088A veces pienso que S. es una mujer incapaz de enfrentarse al mundo. De pronto me dice que le gustaría tener un hijo. Me quedo mirándola con extrañeza, como queriéndola decir simplemente: sería una locura. Un hijo, palabras mayores. Siento piedad y no me gusta sentirla, acaba atenazándote y envolviéndote hasta doblegar tu lógica. Además, hay que dilucidar si quienes la provocan no lo hacen intencionadamente. S. busca cobijo,  manutención y mimos y yo me alejo de esa postura, y ella se acobarda y se enzarza conmigo, así es nuestra historia. 

No ha pasado nada extraordinario en los últimos días. Llamé al centro veterinario, me citaron para el jueves, luego nos fuimos de compras a un pueblo, el más grande de la zona y distante unos 40 kilómetros. Compramos en el súper de todo, en una ferretería unas tijeras para la cocina y pollo en una carnicería, con la señora manchando las vueltas con la sangre de la carne y el pollo. A la vuelta, di de comer a los perros. S. preparó las lentejas que sobraron de hace dos días y las agregó el arroz que sobró hace cuatro. Lo cierto es que estaban magníficas. Luego ella siesta, yo a seguir arrancando plantas marcianas. Más tarde un gran paseo con los perros. Me voy a tirar la basura después. Una luna anaranjada, gorda, loca, me sorprende. Ha dejado de ser un satélite y se ha convertido en un gordo planeta mortecino. Hemos cenado un sándwich y después fruta,  y nos hemos ido a la cama desde el sillón, donde veíamos una película. Obviamente no hemos hecho el amor. 

Nos hemos levantado temprano para llevar a la perra al veterinario.  No la ha hecho nada, sólo la ha recortado el pelo del rabo para dejar la herida bien limpia y nos ha mandado lavar con agua y jabón y una pomada de cuyo nombre no me acuerdo ahora. Después hemos ido a Madrid, S. quería pillar “hachís” y yo me he venido con la perra a casa. Se está bien sólo, si no fuera por el maldito sexo supongo que viviría solo. S. vendrá esta tarde, mañana se va a ver a sus padres a una ciudad de la costa. Yo volveré a Madrid a recoger a mi madre y a mi hijo. Me he propuesto hacer lo posible porque ambos compartan algo de tiempo, aunque me resulta muy costoso soportar a mi fecundadora. 

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase: