A veces

por Fausto Lipomedes  -  27 Enero 2010, 23:23  -  #Cosas de todos los días

IMG01116Ya ves como siguen por aquí las cosas. Lo de la nieve ya se ha convertido en algo casi habitual y ya ha dejado de sorprendernos. 

IMG01119Dicen los tipos viejos que aún falta una gran nevada, la peor de todas, la que acabará por sepultarnos. 

IMG01125También hay días rasos. Esos días azules de Madrid, días inmensos, días llenos de aire cortante que hace que la gente no ande, sino que corra, sobre todo en las esquinas abiertas. Lo veo todo calentito, desde dentro del coche, las ventanillas subidas, en silencio. Observas y piensas, y también recuerdas. 
IMG01128La ciudad por la mañana en invierno me hace recordar a mis abuelos, concretamente a mi abuelo. Esta zona de la ciudad sigue igual que entonces. Eran mañanas de cafeterias, olor a tostadas, a café, al tintinear de los cubiertos del desayuno, olor a tabaco, olor del aftershave de mi abuelo, ese tipo alto, con boina y nariz aguileña; olor a bancos grandes de suelos relucientes con tipos en traje y corbata negra detrás de mostradores de mármol y cobre.  No se porque últimamente, cada vez que veo la ciudad a estas horas, me vienen estos recuerdos.  

IMG01129Recuerdo a mi abuelo llevándome de la mano. Recuerdo que me asombraba cómo era capaz de hacer todo aquello que hacía. Como era posible que supiera manejar aquellos papeles, ir con ellos a los sitios adecuados, no perderse, no confundirse. Yo pensaba que jamás sería capaz de ello. Yo pensaba que el mundo era un laberinto lleno de papeles, cartillas, certificados, ministerios, autobuses, taxis y algunas líneas de metro. Observaba absorto todo aquel ajetreo sin prisas. 

IMG01115A veces siento ganas de aparcar el coche y perderme en este viejo corazón de la ciudad para buscar a mi abuelo. A veces me gustaría encontrarle, volverme a asir a su mano y dejarme llevar por él. A veces me gustaría sentirme tan ignorante como me sentía entonces, sentirme querido y protegido. A veces me acuerdo de mi abuelo en las mañanas de invierno,  y cómo él no está,  a veces me encuentro huérfano.  Absurdo pensamiento por los años que han pasado desde esas mañanas de asuntos administrativos. Me asombra pues mi añoranza, me asombra que ahora me inunden estos recuerdos. No se si sera la edad, no se si es una nueva forma de ver la ciudad que hasta ahora no había descubierto.  

IMG01127A veces, aunque parezca que ya es tarde, es posible recuperar los mejores recuerdos, esos imborrables. A veces, aunque parezca que ya es tarde, hay que deshacerse de los lastres. A veces, aunque parezca que ya es tarde, es posible reinventar la vida, o lo que queda de ella, es factible reconstruirla y para ello hay que rememorarla, leerla de nuevo, con detenimiento, sin saltarse páginas. Quizás me esté ocurriendo eso mi vida. Ponte buena, gracias, un beso.  
Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase: