Momentos

por Fausto Lipomedes  -  8 Septiembre 2009, 09:37  -  #Cosas de todos los días

Hay ciertos momentos en el día que invitan a un momento de reflexión. Algo así, como que el día, o el incipiente día, te dice de frente: Oye tio, ¿que vas a hacer hoy? ¿Vas a perderte en tus rutinas abstractas llenas de objetivos intangibles una vez más? Hay momentos en el día en que parece hacerse un silencio a tu alrededor, evidenciándose tu absurdo existir. Hoy he vivido uno de esos momentos. Eran las ocho, salía de casa en el coche (ya véis que mi cristal necesita un lavado). Aún no me había metido en los ruidos de todo tipo, un momento diseñado para coger aliento, no se muy bien si para zambullirte bajo el lodo, o bien para suspirar. Y allí estaba el día, las primeras luces, delicadas, insinuantes y suaves. Un momento de artista, un momento de esencias, de orígenes, el hombre bajo la cúpula del universo. Un momento sin ruidos, sin voces, aún no había encendido la radio para oír a los petulantes contertulios hablar de sus temas circenses, todos ellos ajenos a ese momento. De vez en cuando volvemos la vista hacia estos instantes, de vez en cuando hablamos del planeta, asociado a emisiones de CO2, a calentamientos globales, a antartidas que se derriten al mismo tiempo que buscamos la Atlántida, a animales en retirada por la destrucción de su habitat. Perdemos el planeta, perderemos estos instantes, perderemos el día, las primeras luces, la reflexión o simplemente esos segundos melancólicos definidos por la distancia entre lo que somos y lo que nos gustaría ser.

Bien lo hacen los artistas, bien hacen adentrándose, por nosotros,  en esos momentos, bien en hablar de ellos, mostrarlos, expresarlos, bien en apelar al pensar, o simplemente al sentir, que es otra forma de pensar. Hoy he llegado a la conclusión de que los artistas, son madrugadores; y no por mucho madrugar amance más temprano, pero hace falta madrugar para ver amanecer. 
Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase: