Enric González, sigue masturbándote por favor.

por Fausto Lipomedes  -  20 Agosto 2009, 12:08  -  #Cosas de todos los días

Vayan por delante mis respetos por este señor de nombre Enric González, y parece que afamado columnista de El País. Como en la mili, la audacia se le supone. Pero mira que hoy he leído una columnita publicada por él ayer, con su nombre y apellidos, una columna en la página 42 de su afamado diario, titulada "Privacidad", y en la que hace referencia a los nuevos medios digitales y a la posibilidad de que todos, incluido yo, pueda dejar por escrito mis ideas, o mis protestas, o simplemente mis comentarios, sobre una realidad y un mundo, que querido y admirado Enric, es tanto mio como tuyo.

El Sr Enric alude a las masturbaciones de la adolescencia de hace décadas (esto de las masturbaciones está más visto que el tebeo, querido amigo Enric), para definir la privacidad de antes. Según nuestro amigo Enric, la privacidad de antes consistía en conseguir masturbarte sin que tus padres te pillarán, y no pillar tu a tus padres. ¡je, je!, que privacidad más pobre has tenido amigo Enric. 

Luego, Enric dice:  "¿Qué pasa? ¿Ya nadie se masturba? Por razones que ignoro, mucha gente dedica hoy su esparcimiento a escribir barbaridades bajo la cobertura del anonimato. No digo que antes no se hiciera (la literatura de retrete es tan antigua como los retretes), pero se hacía menos y de forma artesanal. Ahora la burrada patética, el insulto atroz y la rabia escupida se han convertido en un fenómeno masivo "
.  

¡¡¡Coño!!!, mira por dónde este tipo va y me insulta en público desde su plataforma mediática. Llama literatura de mierda a mi literatura y se queda tan ancho, desde su protagonismo de nombres y apellidos. Bueno Enric, ¿entonces que hacemos? ¿Dejamos que sólo tu, con tus nombres y apellidos nos adoctrines con tus ideas y tus brillantes comentarios sobre la realidad?

Sigue Enric diciendo: "Cierto, una sola persona puede soltar muchas barbaridades con distintos seudónimos. Aún así, la cuenta de quienes usan la privacidad para eyectar sus amarguras intestinales sobre la pantalla, y de paso amargar un poco la vida del prójimo, resulta excesiva".

Bueno Enric, supongo que una persona puede soltar las mismas barbaridades que sueltas tu. Claro que igual tu las sueltas de manera más educada, eufemística, cortés, adocenada, indolente, en definitiva, de manera políticamente correcta. O simplemente no sueltas lo que piensas porque has de recibir premios (como los 24.000 euros que te acabas de meter en el bolsillo con el último), o porque quieres que te sigan invitando a cenas los miembros de la élite de nuestro país, políticos patéticos y mediócres, artistas y artistillas, famosos, famosetes y famosillos, caraduras, corruptos, estafadores, especuladores, sastres u horteras del marketing. Vamos Enric, que te debes a la causa ésta que nos invade. A esta ola, a esta borrasca o a este anticiclón de mediocridad y buenas maneras que parece haberse estancado sobre el país.

Pues no se que decirte Enric. Verás, yo también me he masturbado de pequeño, supongo que igual que tu, y espero que aún lo sigas haciendo. Lo de pillar a mis padres, la verdad que ni se me pasaba por la cabeza, núnca he sentido deseos de incesto. Por otro lado, creo que tenemos la misma edad. Y verás, pertenezco a este elenco de personas que bajo el anónimato escriben literatura de retrete, (como la denominas tu), simplemente porque me da la gana. Y me da la gana porque ¡chico!, viendo lo que publicais en los medios de comunicación, oyendo las entrevistas de Pin Y Pon que haceís en las radios, viendo este periodismo de declaraciones que practicáis ahora, analizando como os torean todos aquellos personajes que consideráis son actualidad,  reflexionando sobre cómo eluden vuestras preguntas y admirándome sobre cómo no sois capaces de atronillar, volver a preguntar, poner entre la espada y la pared al personaje; ¡chico!, el panorama es patético, porque sois patéticos. 

En definitiva Enric, que gracias a esto de Internet, podemos pasar de vosotros y dedicarnos a expresar lo que pensamos de una realidad que hasta ahora sólo interpretábais vosotros.

En definitiva Enric, que lo tenéis crudo para seguir manteniendo el monopolio de dictar que es actualidad, que es relevante o que es importante.

Tranquilo, seguiremos recurriendo a vosotros para enterarnos del real decreto ley, de la resolución de la ONU, del recurso contra el recurso de la cuasa abierta, de los acuerdos del último Consejo de Ministros, de las acusaciones y desmentidos de colegio de nuestra clase política, de los cinismos públicos por los que parecéis babear (claro que es fácil hacerlo).

Vamos Enric, que si queremos casquería, carnaza, higadillos sanguinolentos de esos que mostráis todos los días sobre el mostrador de la actualidad, seguiremos recurriendo a vosotros. Pero entre tu y yo, prefiero cagar, da más placer.

Hasta pronto Enric.  




Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase: