Viaje de ida y vuelta

por Fausto Lipomedes  -  13 Agosto 2009, 17:51  -  #Cosas de todos los días

Viaje de ida y vuelta a Salamanca. Viaje con una cara, en un sentido, y con otra en el contrario, apenas veinticuatro horas después. Ignoro lo que me ocurre a veces, y por más que rebusco dentro de mí temo decir barbaridades. 

A veces me adentro en espacios llenos de niebla y de vacio en los que no se identificar nada, en los que desconozco caminos y rutas y en los que doy vueltas como una peonza a lo loco. Ignoro los los motivos de mis cambios, mis desanimos, mis ruinas, simplemente se asientan en mi y dominan mi cuerpo como un puto microbio, un puto virus enorme que me adormece y me mata. 

A veces me gustaría tener respuestas. Me gustaría poder responderte o, mejor aún, poder contarte yo que me pasa. Siento miedo, siento pánico ante lo desconocido, ante la incertidumbre, ante lo inesperado. No se si esto me lleva pasando toda la vida, no se quien tiene la culpa o si sólo es culpa mía. Envidio a los hombres cabales, a los hombres con fuertes sentimientos capaces de volar sobre cualquier circunstancia. 

¿Sabes? A veces me siento viejo, me siento feo, me siento un puto parásito cascarrabias, a veces no me quiero y me desprecio, a veces me maltrato, me arrincono, me meto bajo la cama sin haber intrusos en casa. A veces ,me canso de mi mismo y de mis imperfecciones, o las que yo imagino. A veces me siento torpe, grande, como un elefante. A veces me doy cuenta de toda esa parte negra de nosotros, y me imagino que a veces, esas veces, se instala esa oscuridad en mi venciendo a la otra parte, que no se donde se mete. 

Supongo que esto no responde nada, ni tampoco lo explica, supongo que no es suficiente con esto, pero por más que trato de ahondar en las razones, sólo miro a mi alrededor la devastación, como si me importara una mierda los motivos. 

Me desbordas, me pasas por encima como una apisonadora, tu camino bien marcado, tu asfalto suave y tu velocidad contrastan con mi jodido camino de piedras que odio, que odio por encima de todo. Supongo que he estado eludiendo este tema desde hace décadas, supongo que nadie se me ha plantado enfrente y me ha mandado a la mierda, supongo que estoy enrabietado como un niño adoptando posturas de orgullo, de defensa, compadeciéndome de mi mismo. Supongo, todo lo supongo. Habré de ir poco a poco, pero habré de ir a algún sitio y dejar de dar vueltas. 

 
Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase: