Entornos

por Fausto Lipomedes  -  23 Julio 2009, 08:56  -  #Cosas de todos los días

Sin previo aviso se ha presentado hoy una ligera lluvia sobre Madrid. La suficiente para joder la vida a unas cuantas señoras y señoritas, de estas de blusitas como de raso perfectamente planchadas, maquilladas ellas, pintadas, pelos hacia atrás tirantes, pendientes llamativos, al igual que sus gafas, collares, pulseras, pantalones de pirata, zapatos de tacón y culo plano. 

Se ha presentado la lluvia, y por unos minutos todos hemos recordado otros tiempos, otras estaciones, una ligera señal de quien somos y quien no dejaremos de ser.  Ha sido una lluvia leve. Un ligero viento se ha llevado las nubes, no se sabe muy bien dónde. Día noveno. Ayer no tuve noticias desde el mundo musulmán. Por la noche veo un reportaje sobre las contradicciones de la democracía en Turquía. ¿Cómo puede ser demócrata un país que dirige un gobierno radical tradicional?, se cuestiona el reportaje. Un rollo, la verdad. 

Contrasta con hoy la tarde de ayer. tarde seca de verano. Como un loco me lancé con la bicicleta por caminos polvorientos, enfrentándome a un aire del sureste seco y, de nuevo, cargado de polvo. Mortificación con el esfuerzo, sudor, los ojos entrecerrados, el culo dolorido y los músculos de las piernas despertando de su edad. 
Paisaje árido, paisaje eterno, paisaje que seca la garganta, paisaje de horizontes al mismo tiempo, paisaje duro, paisaje con destino, paisaje inabarcable, paisaje para correr, para escapar a ningún sitio, pasiaje para dar vueltas eternas, paisaje para poder andar ciego, paisaje donde no puedes esconderte, paisaje de la nada, paisaje sin sombras, sin lugares de descanso, paisaje para vagar, da igual el rumbo. ¿Cómo afecta a nuestro carácter el entorno en que nacemos? 
Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase: