La hora de las imperfecciones

por Fausto Lipomedes  -  2 Junio 2009, 21:07  -  #Cosas de todos los días

Soy breve, estoy cansado. ¿Sabéis esa hora del día, sobre todo en prImavera y en verano, en que el Sol está a punto de irse, está bajo, a ras de mesas y encimeras, y queda evidenciado todo el polvo, las migas y hasta los pelos que descansan en las superficies de los muebles de casa ? ¿Esa hora en que el polvo queda patente en los suelos, ese momento del día en que se ven todos los defectos, toda al suciedad , todas las imperfecciones que nos rodean?. 

Jaja,  en ese momento estaba esta tarde mi vida. Supongo que ahora, a esta hora, sigue igual, pero ya no hay Sol a ras de suelo, y sólo queda el azul oscuro del ocaso y unas cuantas luces anunciando la corta noche. Llego, me lavo la cara, bajo a la cocina la exigua compra, miro mi correo, hago una frugal cena, la como viendo las noticias aún de día, acabo, limpio los platos, miro el ocaso y te llamo, no contestas, un vacio incomprensible, una honda sensación de eco, el eco de mi silencio. Sólo oigo mis pasos, mis movimientos, se me reumatiza el cuerpo, pienso y no se que pensar, tampoco tengo ganas de ello. 

Hastio y hastio, la vida del barquero, remando continuamente contracorriente. A veces dan ganas de saltar al agua, y dejarte llevar por ella. Sigo sin saber como consegui aprobar ese curso de literatura, como fui capaz de sacar un cinco a aquel tipo, totalmente cínico, con pinta de empollón, de pantalones caídos, sin sensibilidad, fanático de los textos formales, inexpresivo, incapaz de cuestionarse nada. Yo hacía guños, los sigo haciendo. Aquel ser se empeño en que le hacía burla. Aquello si que era un problema, debería recuperar aquel espíritu y aplciarlo ahora. 

un beso 
Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase: