La tibieza y la pereza

por Fausto Lipomedes  -  14 Mayo 2009, 15:18  -  #Cosas de todos los días

Jueves de pre puente en Madrid, en la Gran Vía. No es que se ya se haya ido todo el mundo a las playas de Levante. La policia, simplemente, ha cortado la circulación. 

Mañana trágica, mañana inquieta, llena de incertidumbres. Otra conversación con alto directivo que baja a segunda división. Preocupación. ¿Qué hago con mi vida, de la que no me he preocupado hasta ahora?.

Festival de banderas rojas. Hombres y mujeres que se manifiestan no se muy bien porque. Supongo que debe de ser por lo de la crisis. Día festivo. Conversaciones excitadas entre los grupos de manifestantes. Anoche viendo el fútbol, esta mañana en las calles, ¿y mañana?. Racimos de manifestantes en busca de bares, cervezas, chupitos, sonrisas y risas. Boces altas, pitidos, sirenas, miro el reloj, llego tarde, no vienen autobuses, me tiro al metro, hasta arriba, más manifestantes por abajo. Planean cenas, algunos pasar en la capi el fin de semana. 

La policia impasible, defendiendo los derechos de algunos, los mios desde luego no. Hablo con mi chica, desde ayer desaparecida, es así. Todo es así, como es, y como seas tú, como lo veas o que pienses, es indiferente. Déjate llevar por la marea, dejate mecer por la brisa, no hay prisa, el mundo ha empezado a desacelerar, siente la frenada, toma el Sol, siéntelo en la cara. 

Elige ser arenque o sardina, abrete de piernas, dejate inundar por la tibieza, siente tu grandeza, a la mierda el trabajo, quedate con la pereza.  eso sí, come bien, dieta mediterránea, mucha fruta, hortalizas, verduras, aprovecha la época, compra cerezas. País de bienestar, país lleno de vida, pero dormido y poco serio. Anoche debate en la televisión, grandes temas macroeconómicos, yo cenando hamburguesas y tomate, natural claro.

País de vendedores, de hombres en barras al estilo western, desafiantes, hombres, hombres manducones, chulos, listos, cargados de razón, hombres de michelines, fumadores, de barriguita rebosante sobre el cinturón. Arregladores de problemas con lenguajes bruscos, con gestos y gruñidos.

Mañana inquieta y variopinta, mañana de exasperación. Mañana desolada, mañana en la que te sientes extraño, en la que nada parece estar en su sitio, o en la que tú, no estás en el tuyo.  Llega la tarde. Todo en calma. Los grupos se dispersan, a comer, a zampar, este fin de semana a ver más fútbol, más Liga, más Champions, más deporte español, con cerveza, en el sillón, rascandote un cojón. 
Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase: