De la Caja Tonta a la Caja Mágica

por Fausto Lipomedes  -  7 Mayo 2009, 11:59  -  #Cosas de todos los días

Nuestros responsables de conseguir que Madrid sea sede Olímpica en 2016, nos han colocado unas manitas multicolores e inocentes para que al verlas nos entusiasmemos con el reto. Las manitas dicen "Hello everyone", que todos sabemos que quiere decir: Hola a todo el mundo. 

No me imagino unos holas sinceros ni llenos de cordialidad. Me imagino unos holas de mirada recelosa, unos holas de rabillo de ojo y desconfiados. No me imagino un trozo de sociedad con bermudas de colores y banderas y pegatinas y camisetas deportivas, sonrientes, felices exhultantes, expresándose con idiomas lejanos, mezclados y conviviendo con gente preocupada, triste, desesperada en algunos casos. 

No me imagino a muchos ciudadanos viviendo el espíritu olímpico si no es aplicándolo para buscar trabajo y poder dar de comer a sus hijos. Nuestro maléfico Alcalde y su corte de vasallos escribientes y chupatintas de coche oficial, van chuleando por el mundo, con sus dietas, presumiendo de que la Capi cuenta, como ninguna otra ciudad, de un apoyo popular a la candidatura.  Miente nuestro alcalde, o quizás debiera decir que contaba, o quizás debiera decir, que "tranquilos que ya me encargo yo de contar con ese apoyo llegado el momento". Igual el maléfico alcalde tiene poderes que no conocemos, o igual nos mete a todos en su puta Caja Mágica. 

Hoy es un día de tirar de amigos, hoy es un día de sincerarse, de humillarse en muchos casos y de reconocer como nuestras falsas cortes y nuestro nebulosos reinos se derrumban fruto del cataclismo.

No tenemos esperanza, no queremos Juegos, no queremos esa falsa cordialidad festiva que nos intentan dar nuestros gestores de mierda, a modo de Circo para el Pueblo. El Pueblo está agobiado, el pueblo padece estress, el Pueblo siente desesperanza y ansiedad, el Pueblo cada vez pinta menos en esta orquesta mediática que le alaba como origen y como destino. 

Siento verguenza ajena, cuando los parlanchines de la radio de las mañanas se jactan de abrir sus micrófonos al Pueblo, y cuando se reciben las llamadas de la gente de la calle, los cortan, apenas los dejan tiempo para expresar sus ideas. No hay tiempo para el Pueblo, que no sabe usar palabras adecuadamente, que tiene un repertorio de expresiones pobre, porque después de tantos años de embrutecimiento como animales de consumo, les cuesta convertir un sentimiento en una abstracción oral.  

El pueblo está dormido, el Pueblo está acobardado, el Pueblo está desconcertado, el Pueblo quiere que le digan, que le expliquen, que le cuenten, que le narren la verdad, la desnuda, la real. El Pueblo es capaz de entender. Señor Alcalde, al pueblo de le da igual SUS putos juegos Olímpicos. Nadie me ha presentado a sus miebros del COI y me han pedido mi opinión, nadie me ha preguntado sobre mi espíritu o mi apatía hacia el festival mediático del deporte. Señor Alcalde, en esta ciudad lo que queremos realmente es que, como mínimo, nos dejen en paz y nos nos exijan más. No quiero los Juegos Olímpicos.    

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase: