Torpes fariseos

por Fausto Lipomedes  -  30 Abril 2009, 15:01  -  #Cosas de todos los días

Ben Harper, un tipo negro que canta en vaqueros y una camisa a cuadros, bajito y que apenas llama la atención encima de un escenario, y que os recomiendo, acaba de sacar un nuevo álbum. Significativo título "White lies for Dark Times", que taducido al español, más o menos viene a decir: "Mentiras blancas para tiempos negros".

Curioso y magnífico resumen de la situación actual, ya que las mentiras siempre han sido asociadas a lo negro, a lo malo, a lo negativo, y ahora se han convertido en mentiras blancas. mentiras limpias, mentiras piadosas, en un entorno de color mierda oscuro, tan oscuro que parece negro. 

Me gusta Ben Harper, y me gusta su música, y con ella escribo este trozo de no se muy bien qué, de hoy. En todo caso, lo blanco y lo negro, y los atributos dados a cada uno de estos colores, me lleva a pensar en la dualidad permanente que nos embarga a todos. 

No soy un tipo negativo, tampoco catastrofista ni pesimista, pero estoy cansado de ver todo lo que ocurre a mi alrededor con una actitud crítica. En alguna ocasión que otra he intentado reconstruirme a mi mismo y tratar de vegetar en medio del resto de vegetales de la huerta humana, y al final he llegado a la conclusión de que era un gran hipócrita conmigo mismo. Me he sentido como un bobo muñeco balancin con una estúpida sonrisa colgada en una cara de plástico brillante. 

Aún así, he continuado con mi reconstrucción, intentando creerme que esa sensación de muñeco era sólo un síntoma pasajero que desaparecería con el paso del tiempo. Una especie de primera etapa que tenía que superar para integrarme plenamente como un miembro activo de esta pacífica sociedad mediática.
La canción se llama "Show me a little shame", que traducida quiere decir: "Muestrame un poco de lástima". No hay que malinterpretar, no significa que reclame lástima.  Más o menos, como yo la interpreto es: ¡coño!, muestra tus puntos débiles, tus debilidades, ante lo que ocurre a tu alrededor, no permanezcas tan impasible, tan poco crítico, tan indiferente ante  todo, todo, lo que bulle, en torno a ti. No seas tan correcto socialmente, no des a entender que todo esta guay, que todo es OK, cuando estás hecho una puta mierda, cuando te corroen los miedos y los recelos. ¿De dónde coño hemos aprendido esta conducta?, ¿Que extraña invasión hemos padecido, y en que fechas, en la que se nos enseminó esta actitud de soldadito de plomo policromo?

He decidido renunciar a mi reconstrucción. Además de parecerme cínico, es que me aburre profundamente. Benditos los raros, benditos los apartados, los estigmatizados sociales. benditos los poco habladores, bendita tropa de no integrados, de cabreados, de críticos, benditos todos, apartados ahora de altavoces y micrófonos. Benditos los hacedores de vida a base de trompicones, a base de errores y de pérdidas de rumbo. Malditos charlatanes de pacotilla, malditos tibios lineales siempre con formales ambiguedades rellenando minutos, horas, días, meses y años de vida. Iros a la mierda. Podeís seguir juntadoos en vuestros templos rodeados de torpes fariseos. 

Día oscuro y gris en Madrid, pesadumbre e insatisfacción, algo de aburrimiento. Más de lo mismo, y sin poder mirar a otro sitio. Operación salida, los mismos atascos en los mismos sitios, las mismas precauciones, prevención, prevención. GP de Motociclismo en Jérez, miles de motoristas para el sur, cuidado con ellos, y cuando allí lleguéis cuidadito con hacer carreras, que es delito. Sigue la gripe porcina hinchada a presión por los torpes y grandes periodistas meapilas del poder, plaga mundial, nos distraen mientras el planeta se va a la mierda, y la culpa no es de los cerdos, al menos no de los que andan a cuatro patas. 


 
Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase: