Anidando

por Fausto Lipomedes  -  9 Julio 2019, 21:45  -  #deber ser, #conducta, #opciones

Anidando

Lo que yo te diría es que si encuentras un espacio, por paradójico que te pueda parecer, en el que seas capaz de reconocerte, de sentirte confortable, de crecer, o al menos de hacerlo con tranquilidad, haz nido en él.

Que no te importe lo que te digan que pierdes, que no escuches a los jodidos fanáticos que todo el día te machacan con cómo deberías obrar o con cómo no deberías hacerlo. Pasa de ellos y sigue amontonando briznas de paja en tu nido, ya esté entre las dos ramas de un árbol o bajo la cornisa de un tejado. Que te olvides de toda teoría sobre equilibrios y sobre conceptos abstractos, intuidos, hipotéticos, irreales. Centrate en tus tripas y tejidos, sonríe, relájate, y critica lo que te venga en gana, sin miramientos. Empieza siempre por sentirte bien y después sabras muy bien que hacer. Huye de aquellos que condicionan y te minimizan. Aléjate de ellos, de su toxicidad, de los enfrentamientos que ello conlleva, de los remordimientos que acarrean y con ellos las dudas que te obligan a replantearte quién y cómo eres. Y si para ello has de estar solo, ¿qué importa? ¿Acaso no lo estamos todos? ¿Acaso no es mejor que la tristeza?

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase: