Vacaciones

por Fausto Lipomedes  -  26 Agosto 2021, 19:34  -  #vuelta, #vacaciones, #síntomas, #solución

¿Qué tal han ido esas vacaciones? Es lo que más oigo estos días a mi alrededor. Y a todos el mundo le ha ido bien. Todo el mundo ha disfrutado y se lo ha pasado de maravilla. La gente inunda sus redes sociales de fotos de ellos mismos, de sus pies en la arena, de sonrisas y risas con fondos paradisíacos de golfos, cabos, atardeceres y amaneceres junto al mar o en cumbres de montañas. Los más artísticos consiguen que les fotografíen en estampas de reflexión, de introspección sobre el sentido de la vida, la búsqueda del equilibrio o, simplemente, desparramándose. En definitiva, la gente llena sus escaparates con maniquís, otros yo y acabas no sabiendo muy bien quienes son, si los que son durante el año o los que dicen ser durante sus vacaciones, o quizás tengan la habilidad de ser dos personas a la vez. La gente queda en restaurantes, normalmente por parejas, para contarse sus vacaciones, y lo hacen con tal pasión y tal gozo que una vez más te preguntas quienes son. Hablan bajito, con sensación de tenerlo todo controlado y sientes un poco de desasosiego pensando que habrá de pasar todo un año para volver a verlos transformados por ese otro mundo del que acaban de volver. 
Y van perezosos, lentos, transportando sus cuerpos añorantes de arena, agua o vientos. Y vuelven con buenos propósitos de enmienda, con la convicción de tomarse las cosas con más calma, de hacer un mayor hueco a ese otro ser al que acaban de dar rienda suelta por un cortísimo espacio de tiempo. 
Ya vuelve la rutina, que se me antoja cada año más miserable porque así la hacen los seres miserables que la construyen, y perdón que no me incluya, pues cómo tal no me considero y a mis años, que ya son bastantes, eres capaz de sacar conclusiones sobre ti mismo. Pero así lo siento, que el mundo soporta una cuota cada vez mayor, de miserables, que no lo son por maldad, sino por miedo, abono perfecto para esa condición. 
Nos corre el aire, se estanca y de las brisas perfumadas y frescas, te zambulles de golpe en los ambientes enrarecidos, apestosos y sin horizonte, y eso sí que es jodido. Y en vez de gritar enseñamos los dientes amables y acabamos siendo cínicos y apuñalándonos. 
En todo caso, ¿qué tal vuestras vacaciones? Las mías estupendas.

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase: