Se marcha abril

por Fausto Lipomedes  -  30 Abril 2020, 20:40  -  #primavera, #abril, #olvidar, #2020

Dicen las máquinas que viene calor pero el día ha sido tan fresco como el de ayer. Se ha mantenido el viento del oeste, aunque ha virado ligeramente a suroeste, con menos velocidad que ayer eso sí, pero hoy también han sufrido las ramillas y las hojas aun tiernas, que deben de estar flipando descubriendo el mundo al que han venido. 
Se marcha abril igual que vino, con sus tonos grises, verdes y con pizcas de rojo y amarillo, con sus jirones de nubes oscuras empujadas como naves pesadas que surcan el cielo. Se marcha abril y si pienso en ello y resumo, he sido feliz.  Se marcha abril y no he tenido que buscar el tiempo pues ha sido todo para mí. He podido difuminar los límites a esa bendita sensación de la soledad hasta hacerla indefinida, convirtiéndola en lo habitual. Se marcha abril con consciencia de las horas y los días, una sensación que si alguna vez he tenido, ha debido de ser en una época remota, pues no la conocía o simplemente me había olvidado de ella.  Se marcha abril, pero no los secretos, más grandes o más pequeños, que he descubierto durante sus días. Como son espléndidos por naturaleza, se han mostrado en cuanto he mirado a mi alrededor y me he encontrado con ellos y alegres y confiados me han enseñado sus intimidades. Se marcha abril habiendo usado objetos que un día adquirí por inclinación hacia ellos, porque simplemente sentía la intuición del placer que me iba a proporcionar su uso, pero que hasta ahora no había logrado hacerlo. Se marcha abril habiendo rescatado conductas y acciones que sabes que son capaces de proporcionarte bienestar. También se marcha echando de menos a personas que esta distancia forzada te demuestra como a veces las difuminas y no las prestas la suficiente atención en la otra vida, y que placer te da esa capacidad de valorar y que sólido se transforma ese juicio. Se marcha el mes de abril con centenares de páginas leídas, habiendo recuperado el placer de los fines de semana, sin desear nada de esa  otra vida que ahora me resulta tan remota y lejana que incluso parece que haya desaparecido y como me gusta tener esa sensación, como me gusta haber olvidado su ruido y su vacuo entretenimiento. Se marcha abril y me da pena, pues me hubiera quedado a vivir en este mes de manera eterna, viendo cómo todo los superfluo se va desdibujando y cómo es sustituido por cosas más puras y primigenias y las sensaciones que ellas crean. 

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase: