Anda leches!!! otra crisis

por Fausto Lipomedes  -  14 Agosto 2019, 19:12  -  #nueva crisis, #crisis económica, #signos

No sé si os habéis dado cuenta de que poco a poco, de forma casi subliminal, nos empiezan a hablar de signos de una crisis económica. Lo que no tengo claro es si se trata de una nueva o si es simplemente un capítulo más de la que llevamos soportando hace ya, no sé, ¿ocho, diez años?

Si hemos logrado salir de la anterior, he de decir que no me había enterado, con lo que la nueva crisis la afronto de manera relajada, pues no es nada nuevo para mí. En fin, vivimos en un mundo cada día más pequeño, es tan chiquito que aburre, y para colmo, el número de actores que están todo el día pululando en los medios y diciendo lo que se les antoja, también se ha reducido. Por lo tanto, hemos pasado de un gran palacio de la opera con ricos decorados y extensos repartos, a un teatrillo de marionetas y con un número reducido de títeres y payasos, y como no soy niño, me resulta aburrido, no sé a ti. 

El mundo, el chiquitín mundo en el que vivimos, ha sido colonizado económicamente por un reducido grupo de empresas norteamericanas, coreanas, chinas, japonesas.., y parece que, de vez en cuando, se reúnen y deciden montar una crisis, simplemente para reajustar el mercado. A partir de ahora aparecerán los tecnócratas, sesudos señores y señoras que explicaran las causas, los orígenes y su futuro inmediato y también decenas de gilipollas de esos que no tienen ni idea de nada pero que saben de todo, dando sus opiniones mientras calientan sillas con sus gordos culos. 

Pero bueno, resumiendo, el objetivo de cualquier crisis es bien claro, reducir los costes. Las crisis traen consigo resignación, actitud milagrosa para poder hacer lo que les salga del culo con la gente. Pueden retorcer los sueldos y los honorarios de los profesionales, pueden trasladar centros de producción a zonas de esclavos, pueden obligar a vivir paupérrimamente a las personas y encima hacerlas sentir afortunadas por disponer de un subsidio de perro, pueden hacer aflorar los ahorros de la gente para que no los tengan ellos, sino las empresas, pueden incluso conseguir que con el sueldo de un jubilado, viva una familia entera o, incluso, pueden echar a gente a la calle aunque la empresa en la que trabajen obtenga beneficios. Ay, la crisis, palabra mágica para acometer cualquier tipo de sacrificio humano, y los sacerdotes siempre son los mismos y, como decía anteriormente, cada vez menos. En fin, cualquier barbarie que hagan contigo siempre la vas a justificar y aceptar por eso de que estamos en crisis. 

No es que sea pesimista, simplemente es que estoy estoy hasta las pelotas, expresión que me encanta pero que hoy en día no puedes usar ni en las redes sociales ni en público, ya que está mal visto, no es correcto y suena mal. Vosotros veréis, yo la sigo usando. 

Y en paralelo a la crisis económica, la climática, y a esta sumemos la migratoria. Señores, el mundo va mal, muy mal, y yo no lo siento por mí, pues no veré el final, lo siento por mi hijo, que si vivirá los primeros síntomas del apocalípsis de esta raza, necia raza, estúpida raza adocenada y bruta. Pero alegraos, después de ver tantas series, seguro que sabemos sobrevivir, eso sí, matándonos unos a otros. 

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase: