Un sueño

por Fausto Lipomedes  -  23 Agosto 2018, 20:58  -  #Sueños, #interpretación, #significado

Ignoro porque estoy aquí, pero estoy encarcelado. 

El espacio es amplio, entra luz.  Supongo, por mis sensaciones y mi punto de vista, que estoy en una cama y, sin verlas, también vislumbro barrotes. Puede que esté en los módulos de admisión y que más tarde pase a un calabozo oscuro y más siniestro, pero de momento califico todo como afable.  Deben de estar haciéndome una especie de chequeo médico previo a mi internamiento, pero lo que no comprendo es lo de la cama.

Un médico joven y afable, que parece entender los motivos por los que me han encarcelado me está atendiendo.  Ahora que reflexiono sobre ello, no sé qué razones me han traído hasta aquí. Tampoco recuerdo el juicio ni la sentencia. Sea como sea, estoy aquí. Pero me siento  tranquilo, como si las razones que me han traído hasta esta cárcel fueran tan absurdas que voltearlas para verlas de manera correcta fuera una tarea, tan pesada y titánica, que resultara imposible. 

En definitiva, estoy aceptando mi encarcelamiento sabiendo que, tarde o temprano, más bien tarde, alguien sabrá darme la razón y será capaz de descubrir la sinrazón y liberarme. En todo caso, ahora permanezco aquí y estoy tranquilo. 

El médico parece tomarse su trabajo muy en serio. EL médico parece estar preocupado por mi caso y por mi salud y me llama la atención, profundamente, su diagnóstico, dividido en tres  sentencias: 

Tiene usted las defensas realmente bajas, esto es lo que más me preocupa. Podemos analizar las causas ahora mismo, si va a estar usted por aquí, en hora y media, puedo acompañarle al laboratorio y analizar los resultados allí mismo. 

Me dijeron que es usted un gran sirviente del estado, pero a usted el estado le importa un culo. 

Los deseos que usted tiene son tan irrealizables que el único deseo que usted puede tener es el de la muerte. 

Fin del sueño

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase: