Demasiado ruido

por Fausto Lipomedes  -  5 Noviembre 2016, 01:01

Hay demasiado ruido. Tengo la costumbre, debe de ser por eso de vivir solo, de encender la televisión cuando llego a casa, y así la dejo mientras yo hago otras cosas. Quizás sea un mecanismo para aparentar que estás acompañado. A veces, cuando hablo por teléfono, bajo su volumen. Si decido hacer mis ejercicios tibetanos, también la hago, pero es difícil que decida apagarla. Digamos que apago el televisor, cuando doy por finalizado mi día, una especie de pacto del final.
El caso es que últimamente el televisor emite demasiado ruido. De hecho, creo que se puede conocer la basura de los contenidos audiovisuales que emiten por la televisión, simplemente oyendo su ruido. Es más, creo que voy a terminar por apagar el televisor antes de tiempo, ya que si bien antes obtenía una compañía apacible, voces amortiguadas, pausadas, melodías o sintonías tranquilas, ahora todo el ruido que me llega es violento, metálico. Intuyo que hay muchas armas, y gente agresiva, con muchos problemas, gente chillona cargada de razones, mentirosos, cantamañanas, motores, chirridos, bandas sonoras desconcertantes e inquietantes, acción, mucha acción, muertos y matados, uff, un sin fin de mundo rápido, salvaje y competitivo. En definitiva, ya no hay quien se relaje un rato delante del televisor y no te queda otra que seguir pensando. El amor, jodido amor, jodido término capaz de eliminar cualquier acto. Eso sí, lo que se hace en su nombre, o lo que se deja de hacer. Que mal hace sentir a veces, que bien te hace sentir cuando te embriaga. El amor, que mala madurez tiene. En todo caso, no lo niegues, limítate a filtrar tus sentimientos a través de él, así te entienden.

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase: