Y no sé qué

por Fausto Lipomedes  -  5 Julio 2016, 00:35

Y no sé qué

De vez en cuando he de irme. Digo que me voy y salgo. Normalmente ando y alguna vez que otra me siento en alguna terraza discreta, solo, en una mesa.
Si mi perra va conmigo la ato a la pata de mi silla, y normalmente se tumba bajo la mesa, paciente con mi reflexión, que suele durar lo que dura un café.
Hoy lo he hecho. Simplemente lo hago para asegurarme un espacio de tiempo en el que nadie me pregunte nada,y es que, a veces, no me apetece hablar.
Hay dos mujeres unas mesas más allá. Pretendo no hacerlas ni caso, pero hablan tan alto que no es posible no inmiscuirte en los asuntos de los demás por muy carentes de interés que sean. La verdad que el personal malgasta vida y gasta planeta, desaforadamente, sin objetivo ni sentido alguno.
Es una mujer de unos cincuenta que le cuenta algo a otra mujer, que por la edad que creo que tiene, bien pudiera ser su madre. Le cuenta cosas a través de su smartphone, o sea, gráficamente, lo cual ya implica que no hay capacidad alguna de interiorizar en el relato, pues la fotos, son esas estúpidas imágenes de familia que se hacen a cientos, sin saber muy bien la razón. Le muestra las fotos de una graduación, esa jilipollez importada de los USA que también hemos adoptado. Si no teníamos suficiente con los increíbles espectáculos circenses de bodas y bautizos, llegaron las putas graduaciones norteamericanas.
Parece que es la graduación de su hija. En una foto está con un tipo, con pinta de memo. Ella dice: Mira este hombre, tan grandón, pues no para de reírse con él.
Y al oír esto pienso en los importante, en lo vital que es para una mujer que un hombre le haga reír. El problemas es que algunos de esos hipopótamos simplemente son graciosos, de chiste absurdo y sin sentido, pero ellas, mimetizadas con España Directo, es decir con su cerebro rebajado hasta el límite mínimo operativo, no paran de reírse.
Sigue pasando fotos con el dedito deslizándose por la pantalla. La madre creo que está hasta los cojones del asunto, pero ahí sigue la mujer.
..Y entonces le dijo que le llevaría a Japón, sí, sí, tu a Japón conmigo, como guardaespaldas, y el crío dijo guauu!!! y estaba muy contento y no sé qué……, sigue diciendo la mujer del teléfono.
Y entonces pienso en la cantidad de veces que oigo el término y no sé qué cuando se narra algo. No sé qué. La hostia, estás contando algo y haces paréntesis que rellenas de nada con el famoso, y no sé qué.
¿Qué significa y no sé qué? ¿que no has prestado atención? ¿qué lo que decían te importaba un pimiento? ¿significa que ocultas algo, tus propios miedos y errores?
El mundo está lleno de y no sé qué, y es que cada día, cada semana, cada mes, cada año, el mundo es más simple, más loco, sin rumbo, a ver hasta dónde llegamos, será un abismo, luego nos precipitaremos por él.

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase: