Y me gusta, lo que me gusta

por Fausto Lipomedes  -  16 Mayo 2015, 20:33  -  #Las razones del diablo

Y me gusta, lo que me gusta

Y van, y me piden, que igual que digo lo que me molesta, comente lo que me agrada. Y son tan escasos los hechos agradables, que ignoro, ahora mismo, la longitud de este artículo, que llaman post. Y mira, ya encuentro algo que me agrada, que se denominen a las cosas por lo que son y, por lo tanto, me gustan las personas que así actúan, que dicen las cosas tal como las piensan, francas y directas. Y así como no soporto el calor, sí me agradan los días frescos, y el aire, y mirar mis plantas al atardecer y al horizonte cuando se pone naranja. Y me gusta mirar aviones, sobre todo en las zonas próximas a los aeropuertos. Llegan lentos, cansados después de su veloz travesía. Y me gustan las personas trabajadoras, las que no miran qué hacen los demás, las que se responsabilizan y asumen retos, las que se auto imponen objetivos, en contra de aquellas otras que esperan agazapadas para subirse sobre las corvadas espaldas de los que sí trabajan. Y me gusta la gente que lee, que piensa, que critica, que pone en duda lo que ocurre a su alrededor, lo que dicen que pasa, o a quienes dicen qué pasa y qué va a pasar. Y me gustan los hombres y mujeres que escuchan, los que no usan frases hechas, y lo que pronuncian todas las letras, y lo erguidos en sus sillas. Y me gusta la gente espléndida, las personas cariñosas, pero las verdaderas, no las que no paran de sonreír (sin saber hacerlo), porque en este mundo de pin y pon, dicen, que hay que hacerlo. En definitiva, me gusta las personas magníficas que, después de todo, son los antónimos de los mediocres. Y me gustan las personas que se hacen preguntas, las que no se limitan a vivir únicamente lo que pueden controlar, sobre todo porque prácticamente nada de esta vida es controlable. Y me gusta la gente que no agonía, la que no te chupa tu energía, la que otorga libertad, que no es lo mismo que abandonar a alguien, y me gustan los que a veces se convierten en invisibles y no los exigentes. Y muchas, muchas más cosas, seguramente las mismas que te gustan a ti.

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase: