Locura vegetal

por Fausto Lipomedes  -  10 Marzo 2015, 00:50  -  #Las razones del diablo

Locura vegetal

Paseo con mi perra. Es ese momento corto que separa el día de la noche. Me adentro por el paraje y voy dejando atrás el ruido de la autovía. Hay un camino de arenilla y piedras que, a medida que se adueña la oscuridad del ambiente, va palideciendo hasta ser de un blanco hiriente. El polvo esta frío y apelmazado. Un camino blanco bordeado de frondosidad oscura. Silencio. Mi perra se ha perdido. Oigo en las veredas a la vegetación, moverse. El culo blanco de un conejo se escabulle entre arbustos bajos. Más lejos, en el otro lado del camino intuyo que otro ruido de hojas y ramas, es mi perra. Sigo andando. Me siento observado. La vegetación me rodea. Los árboles aún tienen sus ramas desnudas y, altas, se curvan sobre mi cabeza. Las oigo hablar, las plantas se comunican entre ellas,. Comienzo a imaginar sus capacidades, sus recursos, susurran sobre mi, van susurrando y se advierten unas a otras. De pronto, recuerdo lo que leí: un virus tiene 250 genes; una bacteria, 3000; un hongo tiene 6000; una mosca,12000; los humanos, 25000, y ¿Por qué las plantas tienen 50000 genes?. He de replantearme mi relación con ellas. ¿Y si enloquecen? Esto me ocurre por estar solo. Miro la elevación, su perfil recortándose sobre el cielo moribundo, pienso en dios, si existe. ¿Qué nos quiere decir? Apareces, menos mal.

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase: